20 nov. 2009

CUENTO DE HADAS

Hoy he decidido que salgo en busca de mi hada.
Me acerco sigilosa a las puertas del bosque encantado, buscando con mi mirada, el camino hacia la torre con vistas al más allá, esperando descubrir algún enanito, que llegue a hacerme pensar.
Recuerdo, que en nuestro último encuentro, el hada me contó:

“Si alguna vez te pierdes y el camino no eres capaz de ver,
búscalo entre el roble añejo de lo vivido
y el abeto joven, de lo que acaba de nacer…”

Mis ojos se posan entre los dos árboles, deseando no despertarme. Ésta vez, quiero seguir caminando, quiero llegar a lo más alto de la torre y otear desde su mirador, que hay más allá del bosque encantado.
Quiero encontrar respuesta a tantas preguntas, a tantas dudas……

Aparto con mi mano, la maleza alta, que me impide ver el camino.
Ha crecido tanto, desde la última vez que estuve aquí, que me cuesta volver a ver los adoquines brillantes….
Con gran esfuerzo consigo atravesar las ramas y me veo rodeada de árboles, flores, plantas que me impiden ver más allá…

“Ya estoy otra vez en el bosque encantado.”
Mi amiguita el hada, me está esperando como la recordaba, con su revoloteo ansioso y con la música que produce al batir sus pequeñitas alas.
De pronto, como si una vocecita en mi cabeza me hablara, me da la bienvenida….

-Hacia mucho que no te veía, amiga..-
Yo sonrío tristemente.
-Si, mucho tiempo. Pero hoy, amiguita mía, necesito volver a la torre para mirar desde ella…-

El hada me sonríe, sin dejar ni un instante de revolotear delante de mis ojos.

-Y, te acuerdas del camino?- me pregunta con su vocecita.
-Pues…, creo que la última vez….-

Empiezo a dudar, sobre la dirección correcta, sobre los giros y las intersecciones.
Miro a mí alrededor, observando flores, árboles, piedras. Buscando un punto de referencia, un punto de partida, que me recuerde el camino a seguir y al no reconocer nada, empiezo a sentir un nudo que me ata el estomago.

- Que te preocupa, amiga?.-
- Que no soy capaz de reconocer nada. Ha cambiado tanto el bosque, desde la última vez que estuve aquí!.-
- El bosque, querida amiga, siempre cambia…-
- Entonces…..- digo algo aturdida- Como seré capaz de encontrar el camino?-
- Ya lo encontraste una vez….Sólo debes cerrar los ojos y dejarte llevar. Recuerda, camina, deja que sean tus mismos pasos, los que te guíen…-

Cierro los ojos, confiando en el hada y empiezo a relajarme. Respiro hondo, muy despacio, empezando a percibir todos los olores de las flores, de la hierva, de los árboles y una lucecita, se empieza a encender dentro de mi, haciéndose poco a poco más grande.
Empiezo a oír el sonido del agua, del río, el ruido de todos los seres del bosque, sintiéndome parte de él, de su magia y mis pies, empiezan a caminar.
Con cada paso que doy, guiada por toda la magia que ahora me rodea, mi luz interior, va creciendo, iluminándome por entero.

- Amiga…, ya hemos llegado.-
La vocecita dulce del hada, hace detener mi avance y poco a poco, consigo despegar los parpados, que parecen dormidos.

Al principio me siento un poco aturdida, porque me cuesta enfocar bien la vista, sólo veo imágenes empañadas por una niebla, que parece disiparse muy lentamente.

- Donde estoy, amiguita?.....No veo la torre….-
- Ten paciencia, enseguida podrás ver…-

Sigo abriendo y cerrando los ojos, esperando que todo se aclare, deseando ver, lo que tanto anhelo, lo que tanto deseo y poco a poco, una imagen se forma delante de mí.
Una niña pequeña, con su vestidito de color lila y muy sonriente, rodeada por su familia, sus padres, sus hermanos, sus abuelos, sus amiguitos….

Me sonríe desde su sillita de madera roja y con una manita, me hace un gesto para que me acerque a ella.
Mientras camino, pienso que se la ve muy feliz y en su mirada puedo adivinar un gran pozo de sabiduría y fuerza y pienso que quizás ella, sí me pueda guiar en mi búsqueda. Quizás ella, sí sepa, como llegar a la torre con vistas al más allá.
Estando ya delante, acerco mi cara a la de la niña, esperando ansiosa las palabras que deseo tanto oír.
- El camino, está en ti………-

El sonido estridente y lejano, del despertador, me arranca de mi sueño, con una sacudida.
Abro los ojos asustada, volviendo a la realidad de mi habitación. Volviendo a mi vida, a mis responsabilidades, a mi rutina diaria.

-No!, no puede ser….. Quiero seguir soñando!....Aún no he podido subir a la torre!,…Aún tengo preguntas y dudas!...-

Cierro otra vez los ojos con fuerza, pidiéndole al hada, que me vuelva a llevar otra vez, al bosque encantado. Pero no la presiento cerca y temo que no pueda oír mi llamada.
Empiezo a sentir otra vez, como el nudo aprieta mi estomago y cierro los ojos con más fuerza.
- Por favor…..Por favor…

De pronto recuerdo las palabras de mi pequeña amiga……-“Sólo debes cerrar los ojos y dejarte llevar…..”
Respiro profundamente, sintiendo como todo mi cuerpo se va relajando y vuelvo a ver otra vez, ese puntito de luz, que crece poco a poco en mi.
Al fin vuelvo a encontrarme, otra vez, delante de mi querido roble añejo y de mi abeto joven. Pero ésta vez, ya no hay maleza que me impida ver el camino y me sorprendo cuando, siguiendo con mis ojos el sendero, topo con la torre empedrada, a lo lejos.

- Hada, hada!......Mira!......Ahora, si veo la torre…-

Mis ojos se llenan de lágrimas por la alegría de haber conseguido, al fin, lo que tanto anhelaba encontrar.
Mi amiguita, revolotea a mí alrededor, contagiada de la misma alegría que siento yo, en mi corazón.

- Ahora, si reconozco el camino. Ahora es otra vez, tal y como lo recordaba. Pero no lo entiendo?.-
El hada detiene su frenético volar, delante de mis ojos y con una sonrisa que adulza su rostro me dice:

- Es muy sencillo, amiga. Cuando sois pequeños, la magia, envuelve todo vuestro mundo, haciendo que os creáis capaces de conseguir cualquier cosa. Soñáis con ser héroes, con salvar al mundo, con llegar a ser personas dedicadas, con curar enfermedades, con enseñar a los demás y lo más importante, dejáis que la magia, forme parte de ello, igual que forma parte de cada uno de vosotros.
Empezáis a visitar vuestro bosque encantado, con el camino a seguir de la vida que os trazáis.
Un camino formado y creado, con las ilusiones, las esperanzas y los anhelos de cada uno.
Algunos, a medida que vais creciendo y por circunstancias os alejáis y poco a poco perdéis el contacto, con vuestro bosque, con vuestra magia, que deja de crecer y cambiar con vosotros. Por eso cuando queréis volver a él, muchos ya no lo reconocéis, pero ahí está. En el interior de cada uno. Sólo es cuestión de saber encontrar el momento y el punto exacto, donde se abandonó…….-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos

Me gustaría aprovechar la primera entrada de este blog, para daros la bienvenida a todos aquellos amantes de las letras. A los que dejáis que vuestras plumas nos hagan partícipes de ellas, a los que las leéis, a los que sentís con ellas, a los que las comentáis. Bienvenidos a todos aquellos que pretendéis aprender con las palabras, a los que queráis compartir, a los que deseéis daros a conocer, a los que con un simple comentario, os hacen sonreír. Bienvenidos todos.

Después de mucho pensar, me he decidido, en colaboración con otras personas, a empezar a dar forma a un proyecto que puede llegar a ser muy grande, ofreciendo concursos, ediciones de vuestros escritos económicas, apartados donde poder dejar vuestros comentarios, vuestras aportaciones para que, en definitiva, éste proyecto acabe siendo una realidad. Sólo espero que todos os sintáis cómodos aquí, que hagáis de este sitio vuestro espacio y que sintais éste proyecto como algo própio de cada uno.

Muchas grácias a todos.


Encontrar en este blog